Make your own free website on Tripod.com
 |     home  /   Volver a página de Noticias

Cómo encontró De la Rua las obras costeras para Posadas y Encarnación
(informe técnico exclusivo realizado por especialista relacionado con EBY)
Al 10 de diciembre de 1999 el EBY desarrollaba a través de consultoras los proyectos de tratamiento costero, finalizados hasta la cota 76. Los organismos municipales y nacionales se habían limitado a alertar sobre las consecuencias del impacto, impulsando iniciativas valederas, pero quedaron pendientes las obras de infraestructura y saneamiento desde diciembre 1988, fecha en que se inició el acueducto alimentador de agua potable a Villa Lanús, por falta de capacidad de bombear agua potable desde la planta potabilizadora. Para paliar la situación se ejecutó un sistema independiente de tratamiento, que permite alimentar el conjunto A 3-2 de EBY y desde entonces está por finalizarse la colectora cloacal desde Villa Lanús hasta el Mártires y la planta de depuración. El sistema de desagüe cloacal debería ser para todos los barrios, pero por su esquema hidráulico no permite acceder en forma sencilla y económica a la zona Norte, áreas que deberán realizar costosas estaciones elevadoras de líquidos cloacales para vincularse con las colectoras principales.
Viviendas
Adicionalmente se construyó 240 viviendas, además de las complementarias de la zona A-1, chacras 94, 102 y 112, luego de licitaciones fallidas y rescisiones de contrato, y posteriormente las de caminos de acceso a localizaciones de oleros de El Porvenir. Luego de realizadas las obras principales, la explotación  de la central se vio forzada a una generación intermedia para afectar los recuperos de los créditos y amortizarlas, así como para las garantías de los equipos electromecánicos. En años, las inversiones en Posadas no superaron los 30 millones, cuando las estimadas, incluyendo expropiaciones de la margen izquierda superan los 330 millones. Del impacto, sobresalen por su magnitud y complejidad las afectaciones de centros urbanos como Posadas, Encarnación, Santa Ana, Candelaria y otros, casos particulares, porque estas localidades no poseen infraestructura eficiente de servicios de agua potable, desagües cloacales y pluviales, situación que se agrave con la concentración poblacional, que con la postergación de inversiones tornan el estado más crítico si no se toman medidas correctivas y preventivas.
Factores
La inadecuada planificación, discontinuidad de políticas administrativas y escasez de recursos, atenuaron la debida gestión, llevando acciones y obras a un atraso notable en relación a las expectativas generadas, dificultades que frecuentemente aparecen como ingrediente de todo proyecto argentino. Posadas tiene un 75 % de abastecimiento de agua potable de calidad regular a mala y no más del 20 % con servicios cloacales, a lo que se suma los barrios con descargas en arroyos, con plantas fuera de servicio o discontinuos, que no garantizan calidad de afluentes. Otro tanto las excretas volcadas en cámaras sépticas y pozos negros, a lo que se suma un deficiente servicio de recolección de residuos y su deposición, actualmente licitada. La población se duplicó desde el ''73 al '91, de 106 mil a más de 200 mil, y a enero 2000 en 290 mil, marco de referencia de las acciones del EBY.
Aspecto pendiente
Los planes de organismos provinciales y municipales se han encontrado siempre con indefiniciones por parte de Yacyretá, en lo referente a programación de obras con recursos prefijados y comprometidos. Al subir las aguas un promedio de 7 metros por sobre el nivel medio actual, se cubrirán 1.250 hectáreas de superficie urbana en la que vive población con necesidades básicas insatisfechas. Un efecto tapón sobre estos cursos alterará además el mecanismo por el cual los arroyos expulsan agua de sus cuencas inbríferas, con muy bajas o nulas condiciones de recreación de malezas y plancton y disminución de oxígeno disuelto en agua. Se espera que con el embalse se provoque una modificación de la línea de descarga de aguas subterráneas y alteración consecuente del gradiente hidráulico, traducida en la variación de la napa freática de las excretas, aspecto que estudian  para el tratamiento costero. Esto acarreará cambios en la floración de aguas, condiciones de escurrimiento, capacidad de autodepuración de desagües domiciliarios por la infiltración y percolación a través del suelo.
Basurales
Si bien hoy no se vuelcan residuos en chacras 144 y 145, los líquidos de lixiado con gran carga contaminante percolan hacia el arroyo, que se encuentra contaminado con líquidos cloacales provenientes de la península IPRODHA, donde conviven 20.000 personas. Aunque desde 1989 se ha suspendido el vuelco de residuos en las riberas del Mártires, se han acumulado durante 18 años basuras en situación de degradación y composición del lixiado que no se conoce.
La planificación de obras y acciones para proteger medio ambiente, las condiciones sanitaria y de salud de la región, no han sido debidamente elaboradas, salvo áreas inconclusas.  Esto conduce a que los aspectos técnicos sean secundarios en cuanto a las acciones político administrativas a seguir para llevarlas a cabo, dado que con los nuevos cronogramas se podrán definir los parámetros para planificar y comenzar una verdadera gestión sanitaria ambiental para la región.
La situación crítica es que el EBY no previó la financiación internacional para obras de infraestructura, relocalización y medio ambiente, cuya ejecución está prevista con fondos de tesoro nacional, cuya capacidad está deteriorada por la situación general, al igual que las obras previstas por organismos provinciales, actualmente paralizadas o en estado de default.

 Volver a página de Noticias